Archive for the ‘Redecora tu vida’ Category

Día de recados

marzo 27, 2010

27 de Marzo de 2010

Viendo que las temperaturas siguen aumentando, hoy, tras una semana durmiendo en el balcón, he incorporado una nueva máquina a mi piso; aparato de aire.

Después hemos ido (y a partir de ahora cuando digo “hemos” me refiero a mi nuevo “+1”) a la calle de los libros, a comprar todas las materias del semestre porque los exámenes empiezan en 10 días. Empiezan para mis compañeros, yo me voy de vacaciones al norte!

Los libros son capítulo aparte. Lo de los derechos de autor aquí ni les suena. Los libros son como coleccionables, en la contraportada viene hasta la foto de los que son de materias comunes y los de cada especialización: marketing, finanzas o recursos humanos. La editorial parece ser la University of Pune, y el contenido es un remix de autores como Kotler y Smith con algo de Wikipedia y pinceladas locales que adaptan todo al escenario indio. Todo en papel reciclado y a 2 euros la copia, es decir, por 12 euros tienes los seis libros, una ganga!

Así planchaba, así, así…

noviembre 3, 2009

25 de Octubre de 2009

Por la mañana he ido a D Mart (el Carrefour indio), y he llegado yo solita sin perderme. Yo solita y con las instrucciones estilo Ikea que me ha dado Utsav, incluyendo descripciones de árboles y posibles localizaciones de controles policiales.

He comprado todo lo necesario para mi habitación de invitados, que contra todo pronóstico no es rosa, si no verde. Felizmente anoche me trajeron 2 colchones nuevos (mucho mejor que el “in-provisional”), así que María ya no va a tener que dormir en el suelo.

Luego he hecho la colada; primero todos los salwar kameez y luego todas las camisas serias. Cualquiera que vea mi cuerda de tender se va a pensar que llevo una doble vida.

CIMG4165

Y he cenado con Saurabh, descubriendo un nuevo roti que es tan fino como un pañuelo. Y acompañándolo con Dum Aloo. Todo muy rico. Y para rematar me ha llevado a probar la comida de los puestos callejeros. Primero SPDP, una bola de masa hueca en la que meten absolutamente de todo, y luego helado, que aquí no consiste en una bola de chocolate. Cojen un vaso de tubo y empiezan a meter todo lo que encuentran en el carrito: helado, pistachos, cashew nuts, sirope, natillas, guindas, más helado, noodles (si, noodles), azucar, más sirope, bolitas de colores… Es como en los cumpleaños de los niños, cuando después de la tarta siempre hay alguno que se pone a experimentar mezclando nata con gusanitos naranjas dentro de la Coca-Cola. Solo que aquí los adultos nos lo comemos (y de hecho pagamos por ello)

Por último parada en Roseland a ver a Rahul, que me ha traído un Taj Mahal de mármol de Agra, su ciudad natal. Es precioso, e incluso le puedo poner luz dentro. Y con “le puedo” quiero decir que le pediré a Mr. Onmobile que la ponga.

Y mañana a Mumbai a esperar a Meri.

Cosmopolitans in London

septiembre 21, 2009

8 de Septiembre de 2009

CIMG3429

Hoy no he tenido clase porque todos tenían la presentación del proyecto de verano. Menos mal, porque necesitaba un descanso. Cuando Utsav ha terminado me ha recogido y hemos ido de shopping para mi futura casa, esa de Park Street pija pero sin amueblar. Me ha llevado una tienda de decoración que sabía que me iba a gustar. Claro que me ha gustado, todo precioso, el problema es el precio, no puedo comprarme una cama que me cueste el doble que la moto! Y de los armarios mejor ni hablamos. IKEA, a que esperas?? Así que cuando ha conseguido que entre en razón y acepte muebles baratos , me ha llevado al siguiente antro. Era como un garaje en la cuneta de la carretera con los muebles amontonados y algunos fuera, plantados en la tierra directamente. Pero los precios eran la décima parte, así que pensándolo bien el armario y la mesa de estudio los puedo comprar ahí, aunque la cama va a ser más dificil. Aquí no saben lo que es un somier. Los colchones (por no decir esterillas) los ponen en el suelo o sobre lo que ellos llaman cama, que es una tabla con 4 patas, el modelo económico es de metal. Aunque siempre puedo comprar un bote de pintura plateada y transformarlo todo al estilo de mi tía Miriam.

Luego hemos ido a su casa a ver una peli. Es minimalista, o quizás robaron hace una semana. No, en serio, ahora entiendo su sonrisa cuando le he dicho que podiamos comprar los muebles baratos y luego ir a la tienda cara para la decoración. Habrá pensado que soy de otro planeta, quién necesita decoración cuando ni siquiera tienes un sofá? En todo el salon solo hay un colchón y una mesa en la que cabe un portatil y medio (y los zapatos de 5 habitantes), en la cocina hay 2 armarios que comparten entre todos para la ropa y de las 3 habitaciones solo una tiene camas, las otras solo tienen colchones. Eso es todo. Ah no! se me olvidaba el cactus de la terraza.

Por la noche he estado a punto de derrumbarme, han llamado de Park Street a decir que el dueño no quiere alquilar a una extranjera. Genial. Soy homeless, igual que la mitad de la población india. Menos mal que Utsav se ha puesto a revolver Roma con Santiago (en este caso Pimpri con Pune) para buscarme otro piso, veremos que pasa mañana.

No podía dejar que una contrariedad así arruinase mi noche ni convertirme en “the sadest girl to ever hold a cosmopolitan”. Hemos cruzado la ciudad para ir a Camp, un barrio de Pune. El restaurante se llama 11th East Street. Es un oasis en medio del desierto. Es una calle de London, en mitad del caos hindi. Puedes pasear unos 10 minutos hasta recorrer el restaurante entero; Leicester Square, Covent Garden, una fuente con mesas y bancos alrededor, escaparates de Marks&Spencer, cabina de teléfono y la guinda del pastel; un autobús londinense dentro de la calle/restaurante. Lo mejor no es el autobús en sí, que evidentemente da un toque auténtico a la decoración, lo mejor es que si entras al bus es una pastelería! Así que puedes cenar en una terraza londinense y tomar el postre en el bus, que tiene unos sofás geniales en la planta de arriba. Y por suerte para mí hoy era el “ladies day”, así que las chicas tienen dos cocktails por uno. Se puede pedir más? Hemos cenado brochetas de pollo con verduras y ratatouille (que sigo sin saber lo que es, pero sonaba demasiado francés para resistirse), 6 cocktails y 3 tartas en el mejor bus de la historia… en total han sido unos 20 euros, si, yo esperaba 200, pero esto es lo genial de India.