Archive for the ‘College’ Category

Incredible India!

agosto 12, 2010

12 de Agosto de 2010

Hace un año llegaba a la India, yo con mi maleta rosa, sin tener la más remota idea acerca de lo que me esperaba.

Hoy también se cumple un mes de la fecha de mi regreso a España, así que ha llegado el momento de hacer balance y cerrar capítulo.

Dicen que la India te cambia. Yo no fui allí con esa intención, no lo encaré de forma espiritual, como tantos occidentales que llegan al país buscando la iluminación, ni tampoco me fui en plan hippie a tirarme en las playas de Goa y mantenerme haciendo pulseritas. Tampoco es que fuese con la intención de estudiar mucho marketing, pero si que me fui a aprender… aunque sin saber muy bien el qué.

Y aprendí. Muchísimo. Desde cómo comer con las manos a cómo comportarse en un templo. Aprendí a conducir una moto en el caos absoluto, a cantar el himno nacional al inicio de cada evento o película, a tener paciencia, a improvisar, a olvidarme de la agenda, a depender de la gente y a pedir ayuda, y a aceptarla incluso cuando creía no necesitarla. Aprendí lo complicada que es una sociedad dividida en castas y con unas tradiciones tan arraigadas, y lo complicado que es un sistema político basado en la corrupción y en los lazos de sangre. Me dí cuenta de lo importantes que son cosas tan básicas como el agua o la luz, y lo absurdo de la importancia que la sociedad da al tono de piel. Aprendí el poder que tiene el cine en una sociedad tan desigual, y lo hipocresía del amor bollywodiense en un país dónde los padres compran a sus hijos mujeres con la ayuda de los anuncios en el suplemento del periódico. Aprendí lo afortunada que soy por ser una mujer nacida en un país dónde mi único deber en la vida no sea encontrar un buen marido antes de los 25 y darle muchos hijos, a poder ser varones, y lo afortunada que soy por poder decidir cada mañana lo que me pongo, sin que una minifalda y unos tacones me conviertan automáticamente en una prostituta. Aprendí que no hace falta ser un niño para poder jugar, ni ser adulto para trabajar.

Aprendí a apreciar la India tal y cómo es, con sus contrastes y sus mezclas agridulces. Con sus millones de dioses, de sabores, de colores y de olores. Con el polvo y las lentejuelas, con los palacios de maharajaes y puestos callejeros de pani puri, con viajes en trenes locales y en motos de 250.

Y la última noche, en Mumbai, Utsav me preguntó qué había sido lo mejor de la India. Y la respuesta es muy sencilla. Podría haber dicho el Taj Mahal, el olor a jazmín de Mysore, los anacardos de Goa, los cánticos del Templo Dorado, los abdominales de Sahid Kapoor, el tigre blanco o los lagos de Bhopal. O quizás el Cad-B, o el helado de Gulkan, la puesta de sol en Pondichery, las sedas que me han hecho perder la cabeza, el masala chai, las cascadas de Lonavla durante el monzón, la brisa nocturna en Marine Drive, los cosmopolitans de Malaka Spice, las fresas de Mahabaleshbar, los bailes indios o conducir sin casco con la melena al viento. Pero no, lo mejor de la India es la gente, todos esos amigos que me han cogido de la mano para cruzar la calle, que me han llevado a descubrir la comida que sabrían que me gustaría, los que me han protegido del sol, me han hecho divertirme “como los indios”, han cuidado de mí cuando he caído enferma o de la moto, han cruzado medio país para despedirse o para comer conmigo, los que me han explicado con infinita paciencia cada tradición, mito o costumbre que mi mente europea no lograba digerir, los que han estado en todo momento, cuando los necesitaba y cuando creía que no, cuando estaba mal y cuando estaba bien. Ellos han sido lo que me han hecho quedarme en la India todo el año en vez de sacar el billete de vuelta al primer desencanto. Y en especial el que hacía la pregunta. Pero no sólo los amigos son parte de esa gente, si no todas esas personas que sin conocerme de nada, desde camareros a vendedores, recepcionistas o niños que cruzaban la calle, y muchos de ellos siendo tan pobres como para no tener zapatos, me han dado lo mejor que tenían; su sonrisa.

Anuncios

Último día en Indira

julio 6, 2010

6 de Julio de 2010

Archana y yo hemos ido al templo de Chatursungui por la mañana, para pedir por las notas, que salen hoy.

Tras hacer la ofrenda de coco, agarbati, tika, prasad… nos hemos ido a comer y después a Indira, a despedirme y a recoger el título.

Archana el suyo y yo el de Utsav. Para que te lo den hay que hacer una especie de gymkana por todos los departamentos recogiendo firmas que acrediten que no debes nada (biblioteca, deportes, administración, cantina, transportes…) y cuando es necesario te hacen bajar al sótano a pagar la multa y volver con el recibo a por el sello. La matada de escaleras ha sido mucho, pero bueno, lo mínimo que puedo hacer por él.

Así que ya tenemos el título MBA. Manjula el suyo, yo el de Utsav y Amruta el de mi ex. El ambiente se cortaba con cuchillo. Que sean muy felices juntos, si pueden. Estoy tan cansada de ambos que ni siento nada.

También me he despedido de todos los de Indira, incluyendo al de la cantina, que siempre se alegra de verme, a Rajesh, el de recepción, y a Pandit Mali Sir, el director, que me ha estado pidiendo feedback. Yo se lo he dado, y le he deseado suerte, que falta les hace para mejorar aquello.

Y el resto del día bien.

Ha venido Ganesh desde su pueblo (unas ocho horas en bus) para despedirse, así que hemos salido a cenar. Y al postre se ha apuntado Sourabh.

Entre los dos parece que van llenando las maletas.

Abajo los suecos!

mayo 20, 2010

20 de Mayo de 2010

Tendrán Ikea, Volvo, las albóndigas suecas, a los Mando Diao, a los Sugarplum Fairy, el Absolut y el ice bar,… pero ya no tienen mi amor.

Porque la ineficiencia y desorganización que mostraron los coordinadores suecos de mi beca Erasmus hace un par de semanas en la University of Pune, la han confirmado hoy:

“Querida Sara Arnal

Siento informarte de que erróneamente se te proporcionó una carta de beca para una duración de 13 meses. El periodo máximo para los estudiantes master europeos en la India es de 10 meses. Como los exámenes de la Universidad de Pune ya han terminado te damos un número extra razonable de días para que prepares tu vuelta a casa.

Tu Universidad en España nos ha informado de que llegaste a la Universidad de Pune el 11 de Agosto de 2009. De acuerdo a esto, se te enviará una carta revisada con tu beca, y la nueva fecha de regreso será el 10 de Junio de 2010.

Es un aviso muy tardío, y siento los inconvenientes que obviamente te causará.

Saludos

Sidsel Hansson, Project Manager, Lund University, Suecia.”

Y para rematarlo me envían de Deusto la reserva del billete para el 10 de Junio.

Me voy a callar aquí, porque ya le acabo de enviar una atenta carta a Sidsel Hansson, y como empiece a soltar todo lo que pasa por mi cabeza en este momento…

We could be heroes… but we won’t.

mayo 10, 2010

10 de Mayo de 2010

Ayer, tras ayudarle con las maletas a mi ángel y decirle adiós una vez más, Rohit vino a buscarme para juntarnos con el resto (Vikram y su novia, Raúl, Ganesh, Anup, Abhishek, Amruta y Nivedita) y celebrar el fin de exámenes. Primero en el cine, viendo Badmaash Company (con el adorable Sahid Kapoor vestido de Prada), después en Wonder Funky (algo así como unos recreativos) y por último en Sayaji; el hotel de lujo que hay junto a Spacia y al que siempre han querido ir porque lo han visto crecer desde los cimientos. La cena con mini-barbacoas en las mesas para que cada uno se apañe, y después buffet libre, en el cual yo me centre en el centollo… me puse hasta los ojos (y los indios flipando al verme coger las tenazas y ponerme manos a la obra), buenísimo. Creo que a partir de ahora voy a pasarme por allí una vez al mes por lo menos.

Hoy he cenado con María Luisa, una de las participantes del programa Erasmus que conocí el otro día.

Y por la noche, tras un análisis de la situación, Rohit y yo hemos… empezado un proceso de desaceleración, porque la cosa se estaba torciendo un poco, veremos como evoluciona.

Fin de exámenes

mayo 8, 2010

08 de Mayo de 2010

Esta mañana he tenido fiesta en el gym; Ice gola. Algo así como un polo de hielo picado con sirope de sabor X. Han traído a un ice-golero con su carrito para que los hiciese en directo. Y después a machacar los abdominales, porque aquí es fiesta pero hay que quemar calorías igual…

He llevado a Utsav al último examen y después he recogido a Sourabh para irnos a Laxmi Road a que mi tailor favorito me haga otro sari. Ya que estábamos allí nos hemos pasado por Vama a comprar unas bangles a juego, no puedo esperar a estrenarlo todo!

Para celebrar el fin de mis no-exámenes nos hemos ido de mojitos y cervezas a FC Road, una tarde estupenda. Y de vuelta a Roseland hemos parado a hacer una copia de la llave de la pinkie, porque Utsav perdió una el otro día, así que no me quedaba de repuesto. Lo fascinante es que en 10 minutos han hecho la llave a mano, con una lima y un cincel. Por el módico precio de 30 rupias (50 céntimos)

Té de la tarde con Uts, porque él si que toma té. Y vuelta a Roseland a jugar con los helicópteros que les he comprado en Laxmi Road. Disfrutan más que los niños!

Erasmus, bodas y cenas

mayo 5, 2010

5 de Mayo de 2010

Ayer estuve todo el día ocupada con los coordinadores suecos del programa Erasmus y después con una de las participantes del departamento de administración de la Politécnica de Madrid y dos profesores de Pune que se van a la politécnica en agosto para un año. Nos pasamos el día de college en college y de instituto en instituto pasando por cada despacho de los directivos a tomar, en este orden, agua, té y coca cola (porque les han dicho que los europeos no sobrevivimos sin ella). Como unos 15 vasos de cada. Y nada de comer. A última hora unos de los profesores nos lleva a su casa, para que su mujer y vecinos vean a las extranjeras. Más coca cola.

Llegué a la cena de cumpleaños de Rohit (celebrada un día más tarde) que me comía hasta las piedras.

Y hoy el día ha sido más divertido; shopping con Onu. Concretamente para su vestido de novia, que se casa en un mes con su novio indio. Como la boda es musulmana, no tiene que ponerse un sari, se casa con un ghagra choli; un modelo indio que consiste en una lahenga (falda larga) y un choli (blusa). Y el color debe ser o rojo o verde. Aun no ha decidido cual comprar para el gran día.

Después cena con Jan en All stir fried, un wok estupendo en e-square. Se suponía que iba a ser la despedida de Roeland, pero en su línea no se ha dejado ver por allí.

Día de recados

marzo 27, 2010

27 de Marzo de 2010

Viendo que las temperaturas siguen aumentando, hoy, tras una semana durmiendo en el balcón, he incorporado una nueva máquina a mi piso; aparato de aire.

Después hemos ido (y a partir de ahora cuando digo “hemos” me refiero a mi nuevo “+1”) a la calle de los libros, a comprar todas las materias del semestre porque los exámenes empiezan en 10 días. Empiezan para mis compañeros, yo me voy de vacaciones al norte!

Los libros son capítulo aparte. Lo de los derechos de autor aquí ni les suena. Los libros son como coleccionables, en la contraportada viene hasta la foto de los que son de materias comunes y los de cada especialización: marketing, finanzas o recursos humanos. La editorial parece ser la University of Pune, y el contenido es un remix de autores como Kotler y Smith con algo de Wikipedia y pinceladas locales que adaptan todo al escenario indio. Todo en papel reciclado y a 2 euros la copia, es decir, por 12 euros tienes los seis libros, una ganga!

Comienza la IPL

marzo 12, 2010

12 de Marzo de 2010

Hoy hemos tenido evento en Indira, tras desayunar batido de fresas con Rohit. Es una competición entre todos los institutos de Indira, con varias pruebas y dos días de duración.

He comido con Shirish en Amul. Y luego hemos vuelto a comer en McDonalds con Aakash, Milind y su amiga.

A la vuelta nos ha pillado un buen chaparrón (extraordinario en estas fechas), ha durado poco, lo justo para calarse, así que todos contentos!

Y por la tarde reunión en Spacia, que hoy empieza la IPL, es decir el acontecimiento deportivo más esperado, con todos los cricketers luciendo camiseta nueva y las celebrities indias protagonizando la ceremonia de inauguración, bien desde el palco o bailando en mitad del estadio. Nos esperan 5 semanas de cricket sin tregua, a dos partidos diarios, de tres horas mínimo cada uno.

Y la hazaña del día es que Ganesh me esta enseñando a conducir su moto, una Honda que pesa el triple que yo. Al final tanto gym va a servir para algo!

Chicken, Cheeku y Cad-B

marzo 6, 2010

6 de Marzo de 2010

A las once de la mañana recibo una llamada de Archana: Recógeme en mi casa en media hora, nos vamos a comer pollo.

Y de un día que empieza así… te puedes esperar cualquier cosa.

En Spacia nos esperan Shirish y Nivedita, cogemos el coche, recogemos a Aakash, y nos hacemos ochenta kilómetros para comer pollo. Porque en India tenemos mucho tiempo libre. Y yo creía que el viaje tendría como recompensa el mejor pollo de la historia, pero dónde esté el que hace mi madre…

Y el “restaurante”, por llamarlo de alguna forma, tampoco era nada del otro mundo. Bueno, de otro mundo si que parecía… pero me voy a ahorrar la descripción, cada uno que se imagine lo que quiera con estos datos: diez metros cuadrados en la cuneta de la autopista.

Pero qué mas da! Total, la gracia era comer juntos, salir de la rutina y pringarse hasta los codos de salsica de pollo… mmm…

Y al acabar, nada de sobremesa, vuelta corriendo a nuestro lado de la ciudad porque esta tarde hay un gran evento en Indira: los Indira Management Awards (una gala en la que se han gastado la cantidad suficiente para comprar 2 pisos de 2 dormitorios en Pune). Y tenemos dress code: Jeans y kurti blanco.

Así que nos toca pasar por casa de Aakash a que se cambie, volver a Spacia a por la pinkie, llevar a mi amiga a hacerse las cejas, llegar a casa y lavar el kurti, que tras el simulacro de Holi esta lleno de manchas verdes y fucsia. El kurti lo plancho un poco, y 20 minutos después de lavarlo ya estoy de nuevo en la pinkie a recoger a Archana. Lo de vestirse con la ropa mojada es todo un descubrimiento para sobrevivir al calor de la primavera. Llegamos a Spacia impolutas, dónde los chicos se arremolinan frente al espejo retocándose el pelo y compartiendo trucos de belleza. Y ya estamos todos guapitos para la gala.

La entrega de premios la alternan con bailes y shows, y como guinda han traído a Kailash Kher, cantante de “Tu jaane na”, y versión India de Camarón. El público se vuelve loco, se sube a las sillas y bailan sin parar.

Para cenar vamos a Guptaji, una de mis nuevas costumbres. El hombre lleva alimentando a mis compañeros desde que empezaron el MBA, y cada día les sirve lo que a él le da la gana. A veces pueden elegir qué vegetales quieren, pero la salsa siempre es la misma, así que el servicio es megarápido, ya quisieran los de McDonalds acercarse a esos márgenes!

Y Guptaji no acaba al acabar la cena, porque en la puerta está su amigo con el carrito de los zumos y batidos de fruta natural, que es lo más parecido al postre, así que yo ya tengo mi preferido, que es el batido de cheeku.

Pero el día no acaba ahí. Alguien decide que he sido buena y de premio me lleva a Aundh, a por Cad-B.

No sé si he contado alguna vez lo que es el Cad-B o el Cad-M, pero es imposible describirlo bien. Es algo típico de Pune, y el nombre nadie sabe muy bien de dónde viene, aunque siendo algo relativamente nuevo yo me imagino que viene de Cadbury. Y el postre en cuestión consiste en un vaso de chocolate espeso y muy frío con virutas de chocolate por encima. No es ni Mouse, ni batido, ni yogurt, ni natillas, ni helado, y no tengo ni idea de cómo lo hacen, pero está buenísimo. Sólo lo tienen en algunas heladerías de Pune, y la novedad es que desde hace unas semanas, en la de Aundh, lo hay también de chocolate blanco… el que quiera que venga y lo pruebe!

When we were young

febrero 17, 2010

16-17 de Febrero de 2010

Mi entrenador pone “Barbie Girl” cada mañana según entro al gym y me sonríe. Hasta ahí todo bien. Después la sonrisa desaparece de su cara y empieza a contar sentadillas, como si yo fuese el soldado Ryan. Pero a mi nadie me salva. Así que aquello es como la versión cruel de la puerta de “Menudas estrellas”, yo entro toda mona y salgo dos horas mas tarde empapada en sudor.

La clase de ayer la cancelaron, pero yo me enteré una vez había llegado a Indira, así que partida de TT, cold coffee y tarde en Spacia (urbanización en la que viven la mayoría de mis compañeros).

Nada mejor que pasar la tarde planeando viajes que nunca haremos, negocios que nunca pondremos en práctica y formas de cambiar el mundo, que acabará cambiándonos a nosotros. Pero por un momento te olvidas de todo y sueñas, creyéndote cada propuesta loca que surge de las mentes jóvenes de tus amigos, porque ya tendremos el resto de nuestras vidas para enfrentarnos a la realidad. Spacia es el Nunca Jamás de Pune.

Y Ganesh (el primer compañero en ser contratado) ha vuelto de Surat, tras dimitir de su empresa en Surat, así que lo celebramos con vodka, a las 6 de la tarde, media hora después del té. Y a continuación los seis (Amruta, Ganesh, Rohit, Shirish, Abhishek y yo) nos subimos al coche para dejar a Ganesh en la estación, y comprar la cena. A mi me dejan de copiloto, porque aunque los meses pasan, me siguen tratando como a una princesa, y no consienten que vaya apretujada detrás. Llegamos a la estación y Ganesh se echa atrás, y dice que ya ira a ver a sus padres otro día, que hoy se queda en pune a cenar con nosotros.

Nos cruzamos la ciudad para comprar pollo en el lugar favorito de uno de mis amigos, junto con bebidas, y vamos a casa de Amruta, que hoy sus padres no están, así que comienza la fiesta. Siguen los desvaríos y de madrugada a alguien se le ocurre un viaje a Lonavla, así que todos al coche. A mitad de camino nos entra el sueño y damos media vuelta, total, aquí los planes se deshacen igual de rápido que se hacen.

Dormimos unas horas y por la mañana vamos al cine (sustituyendo el desayuno por famosas y palomitas), a ver My Name is Khan, la última de Shah Rukh Khan y Kajol. Muy buena, yo me he hinchado a llorar.

Comida en Guptaji, todo un show, y ahora al gym, para no perder las sanas costumbres…