Acosada


17 de Mayo de 2010

Estoy harta.

Harta de chicos indios que se acercan a mí sólo por el hecho de ser blanca (y por tanto una fresca, según ellos).

Lleva ocurriendo desde el principio, y no sólo a mí, a todas las europeas que estamos aquí, pero conmigo el número de acosadores ha llegado a límites insospechados. Se hacen con mi teléfono de alguna manera y empiezan a llamar y enviar mensajitos.

Al principio guardaba los números en la memoria para tenerlos controlados:

–       Mr. Friendship: “Por favor, por favor, contesta a mis mensajes, sólo quiero ser tu amigo”

–       Mr. Handsome: “Tienes que darme una oportunidad, soy el chico más guapo de tu curso”

–       Mr. Late Night: Este llamaba a partir de las 12 de la noche, también buscando amistad.

–       Mr. Good Guy: “Sé que no me conoces, pero soy un buen chico, por favor, podemos quedar?”

–       Mr. Sacrifice: “De verdad, Sara, tienes que darme una oportunidad, no sabes todo lo que he tenido que hacer para conseguir tu teléfono, y no me atrevía a llamarte hasta ahora”

–       Mr. Hotel Management: “Soy un chico del Instituto de Hotel Management  de al lado de Indira y te veo cada día pasar vestida de india, podemos ser amigos?”

–       Mr. Polite: “No entiendo por qué eres tan dura conmigo, yo soy muy educado y te escribo mensajes bonitos y tu nunca me respondes”

–       Mr. Moon: “Tampoco puedo tener la luna, y no por eso va a dejar de gustarme”

Tras esta colección de elementos, decidí que era suficiente y dejé de coger llamadas de números desconocidos. Pero los mensajes siguieron. Cada semana aparece un nuevo candidato en la lista. Todos diciendo lo mismo, que quieren ser amigos, ninguno se atreve a venir y hablar conmigo a la cara, y por más que les explicas que la amistad es algo que surge, y que no la pueden forzar y que no tienen ninguna razón para querer ser amigos míos, y les dices que dejen de llamar o bloquearás su número, con ellos es imposible, porque les digas lo que les digas, al final del día eres blanca, y hagas lo que hagas, lo seguirás siendo.

Y pese a que ninguno de los indios que conozco se atrevería a llamar a una india y pedirle directamente una amistad, a mi me llaman de madrugada, porque cómo soy extranjera, seguramente soy una zorra.

Y la culpa de todo esto quién la tiene? (aparte de la represión social, que hace que en cuanto ven un trozo de carne se descontrolen) En primer lugar, una vez más, Bollywood, porque es lo que les cuentan. Y en cualquier película que intervenga una extranjera va a ser en Goa para un lío de una noche, porque somos así de fáciles. Y qué te vas a esperar de una chica que se pasea por la playa en bikini? Y cada canción en la que salen extranjeras bailando, no hay más que ver los modelitos que les colocan, recién sacados de la calle Montera. Y en segundo, las compañías telefónicas. Porque lo ponen muy fácil, porque te suelen regalar unos 100 sms al día, y las llamadas son tan ridículamente baratas y la gente tienen tanto tiempo libre que se pueden dedicar a llamarte cada media hora. Qué malo es el desocupo!

Y esa es otra, aquí el que te llama o te manda mensajes, no se cansa, lo hace cada media hora. Uno de ellos pregunta “Qué pasa?” unas tres veces al día, ya le dije, que no le puedo contar que narices pasa cada minuto de mi vida, pero a él le da igual, él sigue preguntando. Y es que el flirteo aquí no saben lo que és, ni el orgullo tampoco. Porque les da igual que no contestes o que los mandes a la mierda, ellos siguen rogando, suplicando y arrastrándose para que les des su soñada oportunidad.

Y el último se ha pasado de la ralla. Tras “enamorarse” de mí (porque lo de enamorarse también lo sacan de Bollywood y tienen el concepto un poco difuso) el primer día que pise el gym (2 de febrero), se decidió a hablar conmigo su último día de suscripción, hace una semana. Y como nos presentó una compañera, y parecía un chico majo, pues le dejé que me agregase a facebook, de ahí se hizo con mi número, y ya está liada.

Yo le digo que no tengo tiempo, que ya lo llamaré cuando pueda quedar. Y sigue insistiendo (y con insistir me refiero a una media de 23 sms diarios en los que intenta presionar en plan “o quedas conmigo o me quito la vida” y otras tantas llamadas perdidas) día tras día. Y ya me pongo seria, le digo que se está pasando, que no puede forzar una amistad y que se ha puesto tan cansino que ya no quiero quedar con él. Y pide perdón 800 veces (esto también se les da muy bien, aunque no los sienten en absoluto) y suplica otra vez. Y le digo que aprenda a ser paciente y que no me llame ni me escriba, que si algún día me aburro y me apetece un café, ya lo llamaré. Promete esperar.

A los 5 minutos me habla por facebook: “oye, que voy a ser paciente y voy a esperar tu llamada, pero mientras podemos hablar por facebook, no?”. Este además de no tener orgullo, no tiene cerebro. Y entonces es cuando lo mando a la mierda, y me dice que no hay necesidad de ponerse así, que le podía haber dicho que no tenía tiempo o inventarme una excusa para no herirlo. Encima ahora soy yo la mala! Y me dice que se va a su pueblo dentro de unos días y que tenemos que quedar pronto. Juas! Lo lleva claro.

Estoy realmente harta. Quiero poder salir en tirantes y shorts a la calle sin que el resto de la ciudad se crea que soy una puta. Por el amor de Dios! Vivimos a 47 grados centígrados!

2 comentarios to “Acosada”

  1. mara Says:

    Esto es como un pueblo del interior pero a lo bestia!!!

  2. Pilar Says:

    na nena que esta “civilización” ya te está llamando a gritos!!! A ver si la haces caso de una vez… !!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: