Archive for 31 marzo 2010

Chicha, chicha! (pero nada de pollo)

marzo 31, 2010

31 de Marzo de 2010

Las proteínas son adictivas.

Como la hamburguesa del Hard Rock que me he comido no me ha bastado, aquí estoy dándole a lomo embuchao. Menuda cena más rica!

Fiesta, telecomunicación y macarrones

marzo 28, 2010

28 de Marzo de 2010

Anoche tuve cena con los europeos? En verdad Malaka Spice era el punto de encuentro de nuestro grupo europeo, pero cada vez hay más presencia india. Y después de cenar salimos de fiesta a StoneWater.

Fue muy curioso ir a un club de noche. Resulta que las indias si se ponen falda (un poco monjil, todo hay que decirlo) y se suben a los tacones (sin mucho salero, pero claro, chicas que se suben a unos de 9cm sin saber caminar hay en todas partes, y aquí, como las “aceras” son un concepto de pura ficción, no tienen mucha practica con los stilettos) para moverse a ritmo de Fedde le Grand.

El local lo más de lo más. Detrás del Hard Rock Café y Solaris, con vistas al río. Y las vistas, como es de noche te las imaginas, porque todos sabemos que los ríos en Pune no son lo más agradable de ver. Todo al aire libre y con una decoración estupenda, en la que 007 no desencajaría.

Y yo, siguiendo con mi adaptación a las costumbres del país hoy he comprado otra tarjeta sim, porque los indios, a falta de un móvil, siempre tienen más de un teléfono. Y como mi nueva blackberry india acepta dos tarjetas, pues ahora además de Vodafone, me he hecho de Aircel.

En verdad todo esto tiene una lógica detrás, y es que esta compañía me da conexión a Internet más barata.

Por la noche he cocinado (si, por fín) pasta. Y es que, viendo que aun me queda una temporada aquí, he comprado un hot plate eléctrico, porque lo de cocinar con gas es un engorro. Y además ahora puedo hacer el chai en un cazo, que es más auténtico.

Día de recados

marzo 27, 2010

27 de Marzo de 2010

Viendo que las temperaturas siguen aumentando, hoy, tras una semana durmiendo en el balcón, he incorporado una nueva máquina a mi piso; aparato de aire.

Después hemos ido (y a partir de ahora cuando digo “hemos” me refiero a mi nuevo “+1”) a la calle de los libros, a comprar todas las materias del semestre porque los exámenes empiezan en 10 días. Empiezan para mis compañeros, yo me voy de vacaciones al norte!

Los libros son capítulo aparte. Lo de los derechos de autor aquí ni les suena. Los libros son como coleccionables, en la contraportada viene hasta la foto de los que son de materias comunes y los de cada especialización: marketing, finanzas o recursos humanos. La editorial parece ser la University of Pune, y el contenido es un remix de autores como Kotler y Smith con algo de Wikipedia y pinceladas locales que adaptan todo al escenario indio. Todo en papel reciclado y a 2 euros la copia, es decir, por 12 euros tienes los seis libros, una ganga!

Sara in Wonderland

marzo 26, 2010

26 de Marzo de 2010

La noticia del día es que tengo novio. Y no solo eso, tengo novio Indio!

Gurudwara

marzo 25, 2010

25 de Marzo de 2010

Hoy he asistido por primera vez a una Gurudwara. El equivalente Sikh a la Iglesia.

Mi amiga Archana y su familia son Sindhis, una de las comunidades indias. En origen los sindhis proceden de Sindh, una de las cuatro provincias de Pakistan. Tras la independencia y la división de India, en 1947, un gran número de musulmanes indios se trasladó a esta provincia, mientras que muchísimas familias sindhis hindúes se refugiaron en India, dónde el gobierno les cedió zonas de residencia a las afueras de las ciudades. La familia de Archana fue una de las que vinieron aquí y se instalaron en Pimpri (dónde yo vivo), junto con el resto de su comunidad.

Además de ser sindhi, mi amiga es Sikh. Es decir, su religión es el sikhism (o sijismo), una variante del Hinduísmo con mezcla del Islam. El 75% de los sikh se encuentran en Punjab, uno de los estados al norte del país, en la frontera con Pakistán, y su Gurudwara más importante es el Golden Temple en Amritsar.

El día para visitar la Gurudwara por la familia Jhamtani es el jueves, y antes de ir al lugar de oración cocinan platos especiales, se duchan, meten las cacerolas al coche, paran a mitad de camino a comprar guirnaldas de flores y llegamos al lugar.

Lo primero es cubrirte la cabeza, y por supuesto ir bien tapado. En el caso de los hombres con su turbante y vestidos de blanco. En la entrada te quitas los zapatos (esto es obligatorio en cualquier templo), te lavas las manos en el lavabo, y entras caminando despacio por la alfombra central hacia el takht (altar), dónde depositas dinero y flores a modo de ofrenda y las cacerolas llenas de comida para que sean bendecidas. Y a continuación lo rodeas en sentido de las agujas del reloj y te diriges a tu sitio.

En el takht descansa el Guru Granth Sahib; libro sagrado con las escrituras Sikh, y único protagonista en una Gurudwara (o al menos hasta que llegó una servidora).

A un lado de la alfombra que divide la estancia en dos se sitúan los hombres, y un pequeño escenario en el que el cura y unos músicos ambientan la ceremonia con los cantos típicos. Al otro lado de la alfombra se sientan las mujeres. Todos sentados en el suelo, con las piernas cruzadas, la cabeza cubierta, recién duchados y sin poseer sustancias tóxicas en su cuerpo; nada de carne, nada de alcohol y nada de tabaco.

Mientras los cánticos prosiguen, una persona está continuamente en el altar con una especie de plumero limpiando el aire. La ceremonia en sí tiene como objetivo principal dormir al libro sagrado, que aquí es como un dios. Primero el libro está en el altar bajo unas sábanas, a continuación lo decoran con guirnaldas, después le cambian las sábanas, el cura lee unas páginas y vuelve a envolverlo, y por último, hay que mecerlo para que se duerma. El honor de dormirlo hoy le toca a mi casero, y hermano de Archana, el cura coloca el libro (y con libro me refiero a un libraco de un metro por sesenta centímetros y veinte de ancho) sobre la cabeza de Monty, quien tiene que caminar dando la vuelta de rigor alrededor del altar, mientras su mujer camina tras él limpiando el aire con el plumero. Tras completar la vuelta mientras todos cantan y nos agachamos a tocar el suelo con la frente, ponen el libro en su cuna y queda concluida la ceremonia.

A continuación llega la parte más india del evento. Las familias cogen sus cacerolas y las guardan en el coche y algunas, según la organización del día, las colocan sobre sillas a la salida montando algo así como la fila de un comedor de colegio. Te dan tu bandeja desechable, arroz, dhal, pav bhaji, fruta y agua de rosas. Una vez fuera cada uno se come su plato a modo de aperitivo y después volvemos a casa y cenamos la comida casera bendecida.

Noches en Spacia

marzo 24, 2010

24 de Marzo de 2010

Seguimos con las compras para el novio de Manjula, con la ayuda de otros dos amigos.

Por supuesto, al caer el sol. Porque aquí ya no se puede hacer mucho entre las 11 de la mañana y las 6 de la tarde. El sol te deja por los suelos.

Para recompensarnos por el esfuerzo hemos pasado a tomarnos un Cad-B…

Y cena en Spacia. Nivedita y Rahul han cocinado mientras el resto de los chicos montaban el show. Porque en esta casa nunca se aburren. Son ocho chicos viviendo juntos, y (quitando los partidos de cricket y alguna partida al Counter Strike) dejan rienda suelta a la imaginación. Un día organizan un desfile de moda en el pasillo (con una coreografía y puesta en escena impoluta), otro día cocinan oveja, cuando les da el puntazo improvisan viajes a Goa, o fantasean sobre su futuro. Y hoy…

Hoy a tocado sesión de bailes bollywoodienses. Y ni vergüenza ni nada, conectan los altavoces, suena la música, uno asume el papel de dulce india enamorada y cursi, colocándose un pañuelo cual melena, el otro se convierte en el héroe que salva a la damisela en apuros y se pinta los abdominales con un rotulador, y comienza la coreografía, que por supuesto todos conocen porque han visto cada película unas cuantas veces.

Así pasan las horas hasta que la cena está lista. Periódicos al suelo, olla al centro, un plato para cada tres y unas rodajas de cebolla para cada uno. Coge un puñado de arroz y ale, ya sabes…

Quemando calorías

marzo 23, 2010

23 de Marzo de 2010

Hoy he pagado las consecuencias del despido de mi doncella.

Lo de aspirar el piso está estupendo. (Tras haber tenido que volver a los grandes almacenes porque me habían dado los tubos de otro modelo de aspiradora)

La faena llega cuando toca fregar. Y es que en la India, fregonas tienen, y cubos todos los del mundo, pero aquí nadie ha visto un escurridor ni en pintura.

Total, si tienen a doncellas que friegan de rodillas con un trapo, para qué les van a facilitar el trabajo?

Así que me he pasado la mañana intentando fregar el suelo sin escurrir la fregona, y no morir de una lipotimia en el intento.

Y para rematar el día tarde de colada y plancha. A sudar, a sudar, que llevo una semana sin pisar el gym!

Shopping y cena

marzo 22, 2010

22 de Marzo de 2010

Mi amiga, llamémosla Manjula (con este tema prefiere mantenerse en el anonimato), está enamoradísima. Y viendo que se acerca el cumpleaños de su novio ha decidido demostrarle cuanto lo quiere colmándolo de regalos.

Ha diseñado toda una estrategia que no puedo contar, por si acaso, y hoy nos hemos ido las dos en busca del regalo perfecto. Es alucinante cómo se esmeran los indios con estas cosas.

Luego cena en Polka Dots, a tomar algo de pasta, que hace mucho que no como algo europeo!

IPL: Mumbai Match

marzo 21, 2010

21 de Marzo de 2010

Ayer fuimos a Mumbai, lo que para mi supuso la quinta vez en 2 semanas. Y sigo viva.

El motivo fue la IPL. Archana, unos amigos suyos y yo. Partido de los Mumbai Indians contra los Bangalore Royal Challengers. El estadio en pleno corazón de la ciudad, con salida directa a Marine Drive, lo que se traduce como una humedad del 99%. Por lo menos. Pero Mumbai es así, en el momento que cruzas el peaje empiezas a sudar por cada poro de tu cuerpo. Cuenta la leyenda que los mumbaikers se duchan 3 veces al día. A mí me parecen pocas.

El cricket, como todo en la India, tiene dos partes. En la primera un equipo batea, y en la segunda el otro equipo intenta superar el número de carreras de los primeros. Esto supone que sólo puedes animar durante medio partido, y en este caso fue durante la primera mitad, porque los Mumbai Indians no lo hicieron demasiado bien, así que cuando los de Bangalore empezaron a batear, se intuía que iban a ganar, con lo que el estadio se vino abajo, y la gente ni se quedó hasta el final.

Pero la primera mitad fue muy divertida. Para empezar Tendulkar estaba allí dándolo todo, así que hasta cuando se secaba el sudor, los fans se volvían locos. Y luego, como a los indios les encanta celebrarlo todo, cada carrera sonaban los grandes éxitos del momento, las cheerleaders importadas se subían a la plataforma y las gradas cantaban, bailaban y, en definitiva, hacían el indio. Y en total anotaron 151 carreras, lo que da para muchos bailes.

Depués del partido paseo por Marine Drive y visita guiada por Coloba: Hotel Taj, Gate of India, Café Leopold, Hotel Oberoi, Nariman Point, Concesionario de Jaguar, Worli-Bandra Sea-link y vuelta a Pune. A las cinco de la mañana.

Hoy cura de sueño, y en verdad tampoco se puede hacer mucho más porque hemos batido el record de temperatura de los últimos cinco años. Paseo con Archana cuando el sol se ha puesto. El curso que viene se va a Manchester, así que ya está pensando en los preparativos, se lo va a pasar genial.

Beeeee, carnero, ovejaaaaaaa, beeeeee

marzo 19, 2010

19 de Marzo de 2010

Algún día, cara a cara, os contaré lo que he hecho en mi semana de ausencia. Aquí solo diré que me ha cundido muchísimo.

Hoy he tenido exhibición de moda india en casa de Archana. He cojido un par de telas para salwar kameez, ya lo llevaré al tailor un día de estos…

Y cena en Spacia, Shirish y Aakash han cocinado oveja, concretamente carnero  (nada de cordero). Suena fatal, pero cuando vives a base de pollo… Por supuesto no os tengo que explicar cómo lo he comido (periódicos en el suelo, plato de acero compartido y manos al ataque). Si me lo dicen hace un año no me lo creo.