Incredible India!


19 de Febrero de 2010

Quién me iba a decir a mí a las 11 de la mañana, cuando he llamado a los residentes de Spacia para preguntar si teníamos clase hoy, que una hora más tarde estaría en un coche con ellos rumbo Goa.

Shirish, Rohit, Abhishek, Anup et moi, un Hyundai Santro sin aire acondicionado y 600 kilómetros por delante.

Tras unos cuantos peajes, en los que hay un indio que te cobra, otro que te da el ticket, otro que revisa el coche, otro que abre la barrera y otros tantos que te intentan vender flores, frutas, trapos y zumos, hacemos la primera parada en Satara, ciudad natal de Amruta, a comer con ella.

Los primeros 300 kilómetros son por autopista (dos carriles), y ambas direcciones de la ruta Pune-Bangalore quedan separadas por buganvillas de todos los colores; rosas, amarillas, naranjas, lilas, fucsia, blancas… en 300 kilómetros caben muchas, muchas buganvillas.

Y después dejamos atrás la autopista para adentrarnos en la India rural, es decir; caminos de cabras. Los rebaños cruzan el camino sin ningún tipo de prisa mientras los tractores, cargados de caña de azúcar tocan el claxon sin piedad. A un lado de la carretera, junto a los campos de maíz, mujeres y niñas cargan con cántaros de agua sobre sus cabezas, al otro los niños nadan en el río mientras sus madres lavan los saris y los extienden sobre las rocas para que se sequen bajo el sol.

Mas adelante, en las aldeas, todos se ponen de punta en blanco para celebrar el día de Shivaji, fundador de Maharashtra, y pasean por las calles cuajadas de vendedores de fruta luciendo sus saris de mil colores cargados de lentejuelas, al tiempo que vigilan a sus hijos, que corren con palos tras cada Bullock-cart (carro de madera con dos ruedas tirado por dos bueyes) que ven.

Y de pronto, tras los árboles de rojas flores que adornan las cunetas, todo se vuelve naranja; a un lado arden los rastrojos, al otro el sol se pone.

A las diez y media de la noche los cinco entramos al mar con una cervecita en la mano. Nieva en Madrid.

Anuncios

3 comentarios to “Incredible India!”

  1. reyes Says:

    Que envidia, quien estuviera allí,la foto de la chica, es espectacular, ¿quien dijo que la elegancia, se consigue con dinero?
    Y por cierto esa carretera de buganvillas será impresionante, con lo que me gustan a mi!
    Cuento los días para ir allí y descubrir India contigo! besos
    y sigue nadando………………

  2. Gabriela Says:

    Estoy segura que como dice reyes, la elegancia no se consigue con el dinero, solo que a veces se nos olvida o no lo notamos.. Que gran ejemplo de vida te puede estar dejando India Sara.

    Ojala pueda preparar un viaje a India cuando estes tu!
    Un beso

  3. Amalia Says:

    Da gusto leer como disfrutas de cada momento, lo transmites en cada palabra que escribes. Un beso fuerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: