Surat


24 de Enero de 2010

El viaje en bus de Pune a Surat os lo resumo: 13 horas en el autobús más ruidoso de la historia, imposible dormir, bastante frío, parada a cambiar rueda incluida, choque a las 3:30 am con la consiguiente discusión entre ambos conductores, probablemente bebidos.

La llegada, pese al agotamiento, ha sido, cuanto menos, cómica. Primero el rickshaw nos ha llevado a casa de una amiga de Jyoti para que se cambiase y se pusiera el sari, y de ahí a la casa de sus padres, donde comienza un baile de toqueteo de pies y bendiciones varias, que aquí lo de dar dos besos no lo consideran oportuno. Yo, como no me veo agachándome a tocarles los pies a toda esa gente, les doy la mano y sonrío.

La madre nos recibe y ordena a su nuera que nos traiga el té. Al rato llega el padre de Rajastán y nos sirven el desayuno. La madre cocina y la nuera es como la esclava, pero esa es la costumbre. Los hombres ni se cantean. El tío de Jyoti y su mujer también desayunan con nosotros, y una chica, que no se bien que parentesco tiene, pero mirándole las piernas bien podría ser descendiente de Lobezno. Por supuesto, nadie habla inglés. Pero yo cada día entiendo más  hindi. Eso, o que como toda la conversación gira en torno a mí, me imagino de sobra lo que dicen.

El desayuno es lo más parecido a una cena de Navidad española (en cuanto a cantidad y variedad), platos y fuentes de comida, dulce, picante, salado, amargo, bizcocho mojado en lentejas, zanahorias maceradas en leche con azúcar, albóndigas vegetales, fritos rellenos de… no tengo ni idea. Eso sí, todo sólido. Porque para qué llenar el estómago de agua si te puedes atiborrar a hidratos?

Después toca ducharse. Bueno, ducharse es un decir. Lo que hice yo fue echarme cubos de agua fría en un habitáculo de 80X80. Toda una experiencia. Y yo que entré a la “ducha” con lo puesto, me veo envuelta en la toalla que aquella buena mujer me había dejado y me pregunto; Y ahora qué? Porque al otro lado de la puerta es un festival de gente pasando de un lado a otro de la casa (que son 4 habitaciones contiguas: dormitorio, baño, cocina y salón), y lo de salir corriendo hacia el dormitorio sería muy buen plan si tuviese la certeza de que está vacío. Pero puede ser que el padre o el tío de Jyoti se encuentren en paños menores… Hay madre! Yo cómo me meto en estas historias???

Por fin me decido a asomar la cabeza por una rendija y la madre de Jyoti (de nombre imposible) me sonríe, pega 4 voces a los machos del hogar y me despeja el paso del baño al dormitorio. Y allí nos quedamos las dos. Así que viendo que la mujer se iba a quedar asegurándose de que sé cómo atarme el salwar, comienzo a vestirme. Y de repente a ella se le corta la respiración y me mira poseída, como si acabase de ver al mismísimo demonio, o al elefante correspondiente que tengan en esta religión. Por lo visto jamás ha oído la palabra “tanga” y mucho menos ha visto uno. Se habrá creído que por las noches hago la calle?

Cuando se le pasa el susto llama a su nuera para que nos traiga más chai. Siguen las duchas y todas ellas se cambian de sari (a este ritmo al final del día se habrán puesto 6 o 7), aunque bien pueden, porque la madre tiene más de 500! Y un armario sólo para las bangles a juego con cada modelo.

Cuando ya estamos todos limpitos y aseados, Jyoti y Abhishek me llevan de tour por la ciudad. Primero a ver los lugares de interés (Torre Eiffel incluida, a falta de pan… buenas son tortas) y luego de compritas.  Al ser domingo el comercio textil está cerrado, y los diamantes se me salen del presupuesto, así que el viaje me va a salir barato.

Vuelta a casa. Y ahora toca comer. Voy a tener que dar la razón a mis amigos. Lo mejor de este Estado es la comida. De los nombres no me he quedado con ninguno, pero sobras no han quedado. Mamá, ya sabes que yo cuando voy de visita me como lo que me pongan, me guste o no (aunque el segundo caso creo que no se ha dado nunca!).

Y después de comer, en lo que sería la sobremesa (algo imposible en India puesto que comemos en el suelo), la madre se echa a llorar. En plan víctima, pero aquí ya me pierdo porque mi nivel de hindi no da para tanto. Los hombres han desaparecido y el resto de las mujeres deshacen el equipaje del padre de Jyoti. Es un poco surrealista. Yo no me imagino sacando los calzoncillos de la maleta a mi suegro en un futuro, pero aquí es lo normal, total, después de tocarle los pies, qué mas da!

Cuando a la madre se le pasa la llantina toca dormir la siesta, que falta nos hace. Y a la media hora me despiertan, para tomar helado. Voy a estallar. No, no quiero helado, pero eso, al igual que el matrimonio, no es algo que dejen a tu elección. Te tomas el helado si o si. Y después a la calle otra vez. A tomar zumo de azúcar de caña, que tiene los efectos del Red Bull, pero sabe infinitamente mejor. Cuando te acabas el zumo hay que volver a casa, a cenar. Menos mal que está todo buenísimo, porque si no me habría echado a llorar.

Mañana será otro día.

4 comentarios to “Surat”

  1. reyes arnal Says:

    donde te metes??? que mama lleva 3 dias kejandose porque jno da contigo, y cuando lo consigue te vas a ver una peli jejeje.

    muy interesante el viaje…pero sigo en mi teoria de que todos entan zumbados.

    oye conectate al skipe que tu madre me ha hecho madrugar xa que hable contigo.

    kisses

    • sugarlane Says:

      q dices? aquí la única que intenta contactar soy yo, que desde que hay cocina nueva, a la india que le den! me estoy todas las noches hasta la 1:30 despierta y no me llama nadie, así que dile que no invente!
      y qué es eso de que te ha hecho madrugar para hablar conmigo, si yo por las mañanas estoy en clase!

  2. reyes Says:

    Que buen rollito!

  3. Sra. Bassas Says:

    Ahi, Ahi,, dale dale caña,, parece que hay celitos, como estan de mudanza san olvidao d eti, provreta, nadie la quiere, por eso todos la aconsejamos que se fuera tan lejos, pa deshacernos de ellla.

    Como me gustan las descripciones que haces, lo paso genial. Yo tambien fui y soy así, aprooovecho cualquier ocasión para ver mundo, lo malo es que en alguna ocasión, me lie algo mas de la cuenta, pero fue hace mucho y en el norte, enefifnnf , no viene a cauento,

    narra Sara narra, narra Sara narra, narra Sara narra, muac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: