Teeka laga dijiye


31 de Octubre de 2009

Pues mira, no. Se ha levantado sin poder abrir el ojo de lo que se le ha hinchado.

Pero a lo largo del día va progresando adecuadamente.

Es final de mes, así que nos ha tocado ir a F.C. road a recargar Internet, porque no se puede hacer online. Saurabh ha llevado a Meri en la moto, mucho mejor, porque yo lo de conducir con peso atrás aún no lo tengo muy controlado.

CIMG4132Hemos hecho comida-cena en un sitio que él conoce especializado en parathas (mi plato indio preferido). Con la cheese & garlic se nos han saltado las lágrimas (llevábamos mucho sin comer). Y para bajarlo me he comido un paan (nueces, coco y muchísima azúcar dentro de una hoja de betel, todo sujeto por una especie de cola blanca comestible, y dulce). Aquí tienen la graciosa costumbre de decirte que todo los dulces de después de comer son digestivos, les da igual el saauf, el kulfi, o almendras garrapiñadas.

Después nos ha llevado a un templo, a rezarle a la elefanta, que es como el niño Jesús, se le acaba cogiendo cariño. Así que me he visto allí, como quien no quiere la cosa, pidiéndole al… ¿cura??, ¿guardián de la elefanta??, ¿monje?? Que me pusiese tika, que es el punto de polvitos rojos (previamente espolvoreados sobre la Ganesh de turno, cual azúcar glass en una tarta) que te ponen en la frente como si te diesen la bendición.

Todo muy místico. Luego sales por el lateral y rodeas el templo porque a la elefanta le gusta que den vueltas alrededor de ella (el caso es marear). Y por último compras un dulce (que se lo ofreces a la diosa y luego repartes entre tus amigos). Lo suyo es llevar un plato con claveles (naranjas y amarillos, que es lo típico de aquí), un pañuelo rojo con espumillón dorado, dulces y alguna otra cosa.

A la salida hemos comprado otra de esas cosas necesarias para mi look indio: bangles de cristal de colores. Ahora ya me siento mucho más integrada; tengo mi cubo en el baño con su correspondiente jarrita, especias para hacer masala chai, un pañuelo, una moto, el teeka, los salwar kameez, un colchón en el suelo como único mobiliario del salón, saauf en la cocina, una tobillera, una doncella y mis bangles de colores. Solo me faltan anillos en los dedos de los pies, una trenza larga y piercings de oro por toda la cabeza, pero para eso creo que tengo que estar casada, así que vamos a dejarlo.

Y después hemos ido a tomar un helado (digestivo, por supuesto), que ha acabado siendo un zumo natural. Pero como Saurabh se ha empeñado en cebarnos al final hemos acabado en otra heladería. La especialidad? Helado de pétalos de rosa!

3 comentarios to “Teeka laga dijiye”

  1. NaT Says:

    Qué envidiaaa!!! yo quiero ir a probar todos esos postres y dulcess!!!!

  2. reyes Says:

    Que bien lo pasais! y que bien comeis!

  3. asun Says:

    Que no falte de nada, cuando tengas que volver vamos con la melonera a por todo…….ajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: