13 cm


28 de Octubre de 2008

CIMG4083

Elephanta Island. El barco tarda poco más de una hora (las vistas de Gateway y el Taj merecen la pena). A la llegada me doy cuenta de que lo tienen mejor montado que Eurodisney. Te cobran el barco hasta la isla, luego el tren del muelle al primer restaurante, después un peaje, a continuación el baño del restaurante, por supuesto el agua para no morir deshidratadas al sol, y entonces empiezas a subir escaleras. A cada lado de las escaleras hay puestos de souvenirs (collares, bolsos, madera, mármol, llaveros…) y cuando llegas arriba pagas la entrada (para los turistas es el precio indio multiplicado por 10).

Las cuevas son impresionantes, sobre todo la primera, llenas de monos (que a Eva le parecen encantadores y a mí no tanto) y de ojos que nos miran (no sólo los de Shiva y todos sus amigos dioses, si no los de todos los indios que se preguntan asombrados qué hace una india como yo en un sitio como este? No, se preguntan qué hace una india como yo con una alemana, porque para ellos hoy soy india, la única Julia Roberts ha sido ella. Con mi modelito indio nadie ha notado que yo no soy de aquí, así que hoy no han puesto bebés en mis brazos ni me han pedido que posase con mi mejor sonrisa. Ella ha acaparado todo el protagonismo, lo cual la ha puesto de peor humor.

Y al final no hemos visto a la elefanta (aparte de los Ganesh y elefantes tallados de los puestos), porque en Elephanta no hay elefantes, igual que en Fort no hay una fortaleza e igual que Churchgate no es la puerta de una iglesia.

Y por la tarde nos hemos escapado de la India para refugiarnos en un pequeño oasis. Un centro comercial con aire acondicionado y… Mango!

Yo me he dejado llevar, y mi tarjeta de crédito me ha apoyado en todo momento. Ha sido como volver a Europa (alguien debería decirles a los de Mango y Promod que en Mumbai nunca va a haber un momento adecuado para estrenar un abrigo de tweed, un gorro de lana o unos guantes de piel..) Yo me he comprado una cazadora de cuero, porque en Pune si que refresca por las noches, y es necesaria para ir en moto. Y ya que estábamos han caído unas cuantas camisetas, pantalones y, cómo no, zapatos.

Yo no quería, de verdad que no, pero Eva se ha empeñado en entrar a Nine West, y no me iba a quedar en la puerta. Y ella ni siquiera se podía descalzar porque lleva los pies llenos de rozaduras y quemaduras de Goa. Pero de repente los he visto. De piel. Altos. Muy, muy altos. Los tacones más altos que he visto en 3 meses. Y no quería probármelos, pero casualmente los que había en la estantería eran un 39, así que no he podido resistirme. “Te los pruebas, te das un paseo, te los quitas y sales de aquí” me he dicho toda convencida. Pero no ha sido tan fácil.

Volver a subirme a 13 centímetros de tacón y pasearme por ese suelo tan pulido… y ver cómo medio centro comercial lleno de indi@s se quedaba con la boca abierta y aplaudiendo… Venga, ya está, siéntate, respira y quítatelos. Ni siquiera vas a preguntar el precio.

Pero una vez sentada he vuelto a mirarlos y eran demasiado fabulosos. Y yo, en mi intento de autoconvencerme de que no los quiero (ilusa de mí) le digo al dependiente qué son muy bonitos, pero que en India no me los puedo poner en ningún sitio (de verdad, no sabéis cómo son las calles aquí). Y él me sonríe y me sugiere que me los ponga para la oficina. Juas! No tengo oficina. Pero Eva me recuerda que si  me mudo a Mumbai para hacer mis prácticas voy a necesitarlos. Así que me doy otro paseo al son de “Who the fuck is Alice?”

Y tienen toda la razón, ni siquiera me han entrevistado, pero el día que entre en esa oficina con estos zapatos… el puesto es mío. Así que caigo. Caigo rendida. Y sé que hasta febrero no tengo intención de entrar en ninguna oficina, pero me los puedo poner en casa y bailar todo lo que quiera!

Anuncios

5 comentarios to “13 cm”

  1. reyes Says:

    No tienes solución!

  2. NaT Says:

    Que genial eres!!!!!! 😉

  3. Raquel Says:

    Sarita eres única, genial e irrepetible!!!! Súbete a los tacones y pisa fuerte… Xk tú lo vales!

  4. asun Says:

    Ahora es el momento de subirse a 13 cm del suelo porque “luego a luego” las rodillas se resienten, asi que has hecho muy bien sobrina. besitos

  5. Sra. Bassas Says:

    Esa es mi rateee, ¡¡¡¡¡con dos tacones¡¡¡¡¡
    okkkiiissss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: