Sara in a Sari


19 de Octubre de 2009

CIMG3865

El viaje a ver los delfines ha sido genial. No tantos como en Tarifa, pero el paisaje aquí es maravilloso. Lo de barco turístico aquí no tiene cabida. Nos ha recogido un pescador en coche y nos ha llevado hasta su barca rústica, él y nosotras dos. No cabía nadie más. Después de ver los delfines nos ha hecho un recorrido por la costa y sus distintas playas, incluida Buterfly. Y en un momento dado ha dicho que nos podíamos bañar. Demasiado tentador con los delfines a la vista, así que yo me he metido al agua sin pensar. De hecho no he pensado en que luego tenía que volver a la barca, lo cual ha sido una odisea porque mis bíceps no dan para tanto y encima me ha entrado la risa floja. Ha sido una mezcla de angustia y diversión, y finalmente el pescador me ha ayudado a subir.

El resto de la mañana nos la hemos pasado en Patnem Beach, una playa desierta con una gran sombra gracias a los cocoteros. Por desgracia la sombra estaba conquistada por las vacas. No una ni dos precisamente. Pero la India es así.

Al rato ha aparecido una niña, la Chitra de Patnem. Tiene 17 años, lleva desde los 9 trabajando en la playa vendiendo collares porque su padre murió y tiene que mantener a sus hermanos pequeños. Y en menos de dos años se tendrá que casar. Ella no lleva sari, porque aún no está casada, así que lleva otro modelo que tampoco es el Salwar Kameez, es el equivalente en Karnatka. Consiste en falda y blusa, por supuesto con dupata, que en su pueblo se tiene que colocar tapándose la mayor parte del torso posible, como si fuera un sari.

Después de comer ha venido a buscarnos Yogi, que un día conduce un rickshaw y al día siguiente un Jeep. De camino nos ha ido contando su plan de vida; ahorrar lo máximo aprovechándose de los turistas, construirse una gran casa con vistas al mar y luego si acaso casarse. Este es de Goa, así que tiene los ideales tradicionales corrompidos por los hippies extranjeros.

En Panjim nos hemos quedado en una casa muy acogedora. La ciudad es rara, no se sabe si estás en India o en el Mediterráneo. Pero para eso están los autóctonos, que te escanean con la mirada y te piden (o roban) fotos, recordándote que aquí no encajas.

Y la tarde la hemos rematado comprando lencería india. Toda una aventura.

La guinda ha sido mi primera vez probándome un sari. Rojo y lleno de pedrería plata. Estaba espectacular. No es por presumir, pero realmente el sari se ha inventado para mi! Quizás debería casarme con un indio y así podría llevar uno cada día…

Anuncios

4 comentarios to “Sara in a Sari”

  1. Keka Says:

    A ver si mandas fotos vestida con sari…. En verano vamos a verte Raquel y yos sin falta, vete preparando ruta turística que pase por Agra. Besitos

  2. reyes Says:

    Que preciosidad de foto,la niña de Patnem, con su espléndida sonrisa,con esas ropas tan alegres, la barca tan precaria, y ese collar de flores colgado en su extremo,dentro de ese paisaje, me parece espectacular,cuanta envidia me producen, y como me gustaría conocer aquello.
    Yo tambien quiero verte vestida con un sari , cuando puedas! besos mil

  3. Raquel Says:

    Sara…. que te estás atrasando y así nos tienes en vilo!!!!! Escribe pronto, besos!!!!!

  4. Sra. Bassas Says:

    Este era el comentario de la pagina anterio, pero se ve que como era politicamente incorrecto, no me lo ha cogido, pruebo suerte,,,

    La voz disidente, bueno primero me alegro de tu vuelta. Quiero decir que que os hace pensar que chintra ser´´ia mas feliz siendo una ejecutiva o teniendo un trabajo cualificado, si ella nos pudiera ver por un agujerito en nuestro dia a dia, creo que preferiría sus cachorritos, su marido que la acompaña en su lucha par salir adelante. Comoves, ella escoge lo que quiere hacer y rentabiliza, como tu, habla un ingles perfecto y ha intercambiado contigo su experiencia de vida, y seguramente habrá pensado: esta señora tan mayor, sin hijos ni marido, tan lejos de su familia y un monton de años y viajes para aprender un idioma que yo domino vendiendo mis pulseras.
    Hay muchos mundos y aunque no sea equitativo, si es justo. Salvando el caso de las personas que pasan necesidades y penuria, aquel mundo, para ellos, es el mejor.
    o no????

    Bueno, estoy en crisis, que pasa, trabajo demasiado y vender pulseras en una playa es una posibilidad siempre que sea con mi “churri”

    estas mu guapa en la foto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: