It’s not a fashion bike, it’s a statement.


25 de Septiembre de 2009

Hoy es un día especial. El final de una etapa en India y el principio de otra.

He desayunado las sobras de anoche. Veg. Buhna y roti, pero tenía mucha hambre y no me quedaban cereales.

A las 9 de la mañana estaba sentada en una butaca del cine viendo Destino Final 4 en 3D con Ashu, Harshu, Uts y compañía. No sé cómo he podido mantener los rotis en mi sistema digestivo.

Cuando vas al cine de pequeña y ves la sirenita, sales de la sala queriendo ser una sirena,  después de ver los Ángeles de Charlie quieres ser espía secreta, al acabar el Diablo se viste de Prada quieres trabajar en Vogue, y cuando termina Destino Final 4 sales creyendo que los bidones de gasolina del parking van a explotar, que el ventilador de Good Luck se va a caer decapitándote a ti y a tus amigos mientras acabáis el brunch y que un camión va a chocarse contra la moto en la que vas de camino al college.

Al llegar a Indira ha venido Souraja a preguntarnos si mañana vamos a ir a una fiesta típica de Calcuta en la que se come mucho pescado. Utsav ha dicho que seguramente él se iba a Mumbai porque tenemos tres días de fiesta, pero que me iba a buscar a alguien para que me lleve, yo le he dicho que puedo ir sola en mi moto porque la voy a comprar hoy después de recoger los papeles y ha dicho que los papeles no iban a estar para hoy, que igual para el martes.

Ha sido mi límite. Lo siento pero no, no puedo esperar ni un día más. He llamado a Aakash a preguntarle si su moto extra seguía disponible, pero se la ha dejado a otro amigo. Ha sido demasiado, que los demás me ayuden está bien, pero dependencia absoluta para todo es insoportable, y además cierta persona va a cansarse de mí tarde o temprano. Ha sido una mezcla de cabreo con impotencia con rabia con desesperación y con angustia, y encima el que tiene que aguantar mi mal humor es el que me ayuda en todo lo que puede. Teníamos que leer un artículo para la clase de por la tarde, pero yo no estaba de humor para asistir, así que le he dicho que lo esperaba fuera, pero el ambiente estaba muy tenso, así que ha dicho que mejor me llevaba a casa y él se iba a dormir. Me he sentido fatal, encima de todo lo que me ayuda y de que está preocupado porque aún no lo han llamado a decirle si le dan el puesto de trabajo, voy yo al borde del llanto y le acabo de chafar el día, y encima le hago perder otra clase.

De camino a casa solo podía pensar en que la única forma de calmarme era conduciendo, pero como no poder conducir era el motivo de mi frustración, estaba en un círculo vicioso. He acabado por decidir que al llegar a casa iba a buscar el primer billete de avión de vuelta a Madrid. La India ha sido toda una experiencia, pero no puedo más, me siento como un tigre enjaulado. Yo necesito libertad; ir y venir cuando me plazca. No necesito estar 52 horas semanales en un edificio asfixiante escuchando teorías básicas de Michael Porter que sé desde que tenía 17 años, perdiendo media hora cada sesión para que pasen lista a los 93 alumnos. Quizás aun estoy a tiempo de recuperar el convenio con la Metropolitan, allí no empiezan las clases hasta el mes que viene.

Y según subía las escaleras (porque el ascensor lleva 2 días sin funcionar), me he dado media vuelta. Volver a Madrid no es la solución, yo soy mucho más fuerte. He bajado las escaleras corriendo y he enfilado hacia el concesionario. Le he dicho a Utsav que yo compraba la moto hoy, y es lo que voy a hacer. Puede que no tenga el contrato del piso y que mi permiso de residencia sea para un mes, pero Elizabeth un día me dijo: Nunca subestimes el poder de una sonrisa.

Así que he entrado con mi gran sonrisa, (esa que 5 minutos antes era impensable, pero había aparecido de repente con el convencimiento de que saldría de allí sobre ruedas) y he pedido una moto rosa. Les he dejado bien clarito que la quería ya, me han explicado los pagos y me han llevado al otro lado de la calle a firmar con un abogado para registrar el vehículo. Cuando han preguntado por el contrato de alquiler he sonreído más todavía, les he dado el certificado de la University of Pune (el que no sirvió para el registro policial) que dice que me alojo en el campus. Han dicho que necesitaban una carta del propietario, pero tras mi convincente explicación de que la Universidad era la propietaria de ese piso, han tragado, y he salido de allí con mi pulgar azul, otra vez.

Vuelta al concesionario, explicación rápida de cómo funciona la moto; acelerador, frenos y claxon, porque los intermitentes son de adorno, pago con tarjetas porque en mi arrebato no he pasado por ningún ATM. Me han cargado un 2% más, pero con tal de tener la moto todo me daba igual, y en rupias ese 2% es ridículo. Me han hecho el seguro para un año y la matrícula estará lista para el miércoles, hasta entonces solo puedo conducir por la zona, bajo mi responsabilidad. Antes de salir del concesionario he llamado a mi padre, a contárselo, por si me mataba intentando llegar a mi casa (son 5 minutos andando) que supiesen el motivo.

Pero una vez me he subido y he visto que era capaz, he pasado mi urbanización de largo y he seguido camino. Ya nada podía pararme. Sin saber cómo, he llegado a casa de Utsav. Saltándome a los guardias de seguridad de su urbanización porque no sabía cómo parar a mi nueva monada. Por suerte al aparcar se ha parado sola porque no le quedaba gasolina. Su cara al verme en la puerta ha sido para enmarcarla. Me dejó a las 2 de la tarde en mi urbanización y a las 3:10 estaba en su casa. Ha dicho que estoy loca y que debería echarme la bronca por inconsciente, pero que era tan genial que solo podía felicitarme y bajar a ver la moto. Me ha regalado un colgante de la suerte para la Scooty, alguna tradición, para que me proteja. Aunque si he conseguido llegar sana y salva hasta allí sin saber como funciona una moto, sin entender el tráfico indio, sin casco, sin carné, sin gasolina y sin idea de dónde estaba su casa (qué gran sentido de la orientación tengo!), creo que la suerte está de mi lado. Menos mal que no me he cruzado con la policía, porque solo me faltaba haber bebido!

CIMG3590

Entre él y Saurabh, su compañero de piso, han sacado gasolina (que por cierto, es naranja) de la moto del segundo y se la han puesto a la mía. Puede que Miss Independent aún necesite algo de ayuda… Pero luego he llevado a Utsav a por su moto, que estaba en el taller, así que además de independiente, me he sentido útil! Y he llevado la moto de vuelta a casita (de noche, que tiene más mérito), ya me han asignado plaza para aparcarla.

Para celebrarlo hemos ido a Polka Dots, porque yo aun estaba resentida con el país y quería comida europea. Ensalada césar a la india (sin queso). Por fín una ensalada! Y para compensar tanto verde, de postre Death by Chocolate, que hoy me lo he ganado!!!

8 comentarios to “It’s not a fashion bike, it’s a statement.”

  1. Amalia Says:

    A esto sólo puedo añadir una cosa: ERES GENIAL!!!

  2. Asun Says:

    jajajajajajajajajajajaja, me encanta¡¡¡¡¡¡¡¡¡total Sarita, eres total….te keremos un montón, eres muy valiente y desde aqui lo valoramos. Cuidate mucho, como experiencia ha estado bien, pero procura llevar casco, gasolina, poner los intermitentes, etc, etc.Cundo vuelvas a España, después de la experiencia vas a ser la reina de las carreteras.Muac

  3. vane Says:

    Sara Q GRANDE ERES!!

  4. Meri Says:

    Brava!! Gracias por inspirarme.

  5. reyes Says:

    Sara eres la bomba! como se te meta una cosa en la cabeza………, me he reido un monton con este post,la verdad es que naciste con una estrella!, y por cierto sigue preparando sonrisas zalameras, por que sin matricula, sin casco,sin papeles!ya puedes sonreir, como te paren, jejejeje
    Pd: disfruta tu independencia! pero cuidate.y pon fotito de la moto please

  6. Raquel Says:

    Esa es mi prima Sara!!!!! Una fiera!!!!!
    Besitos

  7. NaT Says:

    ERES LA MEJOR!!!!!!
    PISANDO FUERTEEE!!!!
    Que nunca te hagan perder esa sonrisa!!!!
    ¿Qué hemos aprendido en SugarLane hoy? “Si el mundo te da la espalda, tócale el culo”😉
    Me encantassss baby Sugirrr!!!!!!

  8. Sra. Bassas Says:

    Bravo princesa ¡¡pero que no se te vaya la mano.

    Un problema con la legalidad en ese pais puede convertirse en una pesadilla.

    No se si tu amigo será mono, pero es muy tierno. La dependencia hay que saber asumirla, no es mala, solo es la solución a tus limitaciones, pero la independencia hay que gestionarla con cautela, cuando se desconoce el medio.

    Nuestros miedos no pueden impedir tu crecimiento y evolución, pero te imagino sola, por aquellos caminos, en la moto, y ….no me gusta como cazaa la perrita…

    Sabes que soy entusiasta como tu y de ideas fijas, pero la presencia de tu amigo, durante un tiempo, es tu seguridad. Aprovecha su buena disposición pero no seas tan sarita, no te sobres, por lo menos de momento.

    Cuidate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: