Lo que no te mata, te hace más fuerte


5 de Septiembre de 2009

Me estaré haciendo fuerte, porque a pesar de la locura de ayer estoy perfectamente, ni siquiera he estornudado. Y en cuanto a los problemas de estómago que se suponía que iba a padecer… ni rastro de ellos. Yo que me vine cargada con una maleta de suero oral y protectores de estómago! Me hubiesen cabido un par de tacones en su lugar (aunque no veo el momento de usarlos)…  Por supuesto mis esperanzas de perder 5 kilos la primera semana no han dado sus frutos, así que el sobrepeso de las cenas y comidas de despedida durante Julio y Agosto sigue conmigo.

Como hoy era el festival teníamos que ir vestidos con trajes típicos de nuestra zona, evidentemente yo no me he traído el de chulapa, así que he estrenado el salwar kameez que me hicieron a medida en Khadki. Maquillaje a juego, bien temprano. Utsav me ha recogido para ir a ver el piso, el modelito indio no es lo más cómodo para ir en moto y ha mitad de camino ha empezado otra tormenta, así que he llegado al piso como si viniese de la guerra. La habitación es genial, enorme y con un armario que ocupa toda la pared, y tiene baño dentro, pero el dueño está de viaje, y una de las inquilinas, que se supone que se iba a ir en octubre, dice que no se va y luego vuelve una de las chicas que vivía aquí antes,, así que solo podría quedarme un mes, lo cual no tiene ningún sentido.

Hemos comido en Magnolia. Pescado, después de semanas. Era pescado tailandés al curry. No sabía a pescado con tanta salsa, pero me lo he comido como si hubiese ayunado una semana.

El festival ha sido una locura, primero han celebrado el ritual de apertura del día de los profesores y el 15 aniversario de Indira, y luego los juniors han comenzado su festival de talentos. El auditorio parecía un coliseo romano, todos los alumnos de pié, bailando y cantando, lo de sentarse y estarse calladito aquí no tiene cabida. Hemos acabado sobre las 7 de la tarde, tras actuaciones musicales, bailes, mimos, chistes y teatros. Uno de los chicos me ha regalado una rosa, yo me la he puesto en la oreja y les ha hecho tanta gracia que he recibido alguna que otra más. Y es que aquí hay muchas flores, pero las usan de otra forma: las cosen en una tira y se las cuelgan del pelo en las ocasiones especiales o en el retrovisor del coche o del rickshaw. Y no hay ramos de flores, cuando regalan flores en los actos de la Uni regalan macetas con alguna flor.

Después he ido a ver otro piso en una sociedad bastante pija, es decir, parecía europea. El piso está a estreno, son 3 habitaciones y las chicas que están instaladas me dejan la que tiene baño dentro, creo que a los indios lo del baño occidental dentro de la habitación no les hace gracia, ellos prefieren el lavabo en el pasillo, el cuarto con el agujero en el suelo y el cuarto de la ducha (y me refiero a una mini-habitación alicatada con un grifo en la pared, porque lo que es una bañera o un plato de ducha aquí no ha llegado.

butter chicken curry

Y por último hemos ido a cenar a Shivar, mas o menos los mismos de la escapada de ayer. Hemos pedido pollo. Hasta aquí todo bien, el problema es cuando ha llegado la fuente de pollo en una salsa trabada y me he dado cuenta de que el pollo tenía huesos. Para ellos esto no ha supuesto ningún problema, se han servido y han empezado a pellizcar trozos del pollo y comérselos. Yo he decidido coger el chapati y empezar por la salsa, mientras intentaba pensar qué hacer. Finalmente me he atrevido a pedir un cuchillo, tras la carcajada de toda la mesa al ver la cara del camarero. Cuando mis amigos le han dicho que en verdad necesitaba un cuchillo y que no era broma, el camarero ha vuelto con un cuchillo de tarta nupcial, que es lo único que tenían en la cocina. Aún no se cómo he conseguido comerme el muslo con un tenedor y una cuchara. Lo siento, pero esta semana ya he cometido demasiadas locuras; moto sin casco, baño en cascada, peyas, beber a morro de las botellas que compartimos… no puedo comer pollo así. Tambíen he aprendido mi primera frase en hindi, sacada de otra película de Bollywood, así que se parten cada vez que la digo.

Y de postre helado de chocolate en una terraza, menos mal que alguien entiende que necesito tomar postre o es como si no hubiese comido.

Pollo en salsa con las manos. Cuanto me queda por descubrir!

2 comentarios to “Lo que no te mata, te hace más fuerte”

  1. Amalia Says:

    JAJAJAJAJAJ…Genial lo de la flor en la oreja…. Eres total sarita. Un besazo.

  2. Sra. Bassas Says:

    Debes asumir que tu problema no es tu salud, tu problema es que eres pelin hipocondríaca y el irte cargada de medicinas fue un placebo para tu momento de angustia. La partida. ..Pero si estas como una rosa…. por cierto, no glamuroso eso de que te regalen la maceta en vez del ramo.
    Tu no aceptes macetas que si no luego cargas con todo el cacho.
    Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: