Una Madrileña en la India


11 de Agosto de 2009

maleta

Aquí está. Mi último contacto con Europa. London Heathrow. Lo que equivale a tiendas. Muchas. Demasiado tentador cuando tu único equipaje es una maleta de cabina, el Mac, y una mochila. Los que me conocéis creeréis que he perdido la cabeza por no viajar con 3 maletas de 25 Kg., o incluso podéis pensar que mi pequeña maleta rosa va llena de zapatos, pues no. En verdad llevo 13 Kg. de pastillas, protección solar y todo tipo de inventos anti-mosquitos, además de un par de Levi’s y dos camisetas blancas lisas y lasas. (Bueno, y he metido una manta de Ikea y un par de tacones en la mochila, decisión de último minuto)

Y como no tengo ni idea de lo que me espera en la India, acabo de hacer una parada rápida en las tiendas del aeropuerto para comprar lo básico: chocolatinas, una almohadilla inflable para el cuello, el Vogue en versión italiana, británica y parisina, Elle, Vanity fair con Michael Jackson en portada, una revista de peluquería que incluye unas planchas del pelo mini, el tercer libro de la saga Crepúsculo, perfume y un par de YSL Touche Éclat. En total 7 u 8 Kg. más.

Estoy preocupada? Pienso en mis llegadas anteriores y sé que debería preocuparme, pero por otro lado… llevo toda la vida entrenándome para esto.

Todo empezó con mi primer viaje a London. Tenía 16 años, pesaba 53 Kg. y mi maleta para 2 semanas pesaba 35kgs, por lo menos hasta que se perdió. Así que aterricé en London sin nada que ponerme. Iba a compartir familia británica con otra chica española (que acababa de conocer en el avión) y nos recogieron las ultimas de aquel parque lluvioso dónde esperábamos con los monitores. Lo mejor fue cuando la mujer (porque no era una familia) nos dijo que las dos teníamos que dormir en la cama de matrimonio y que ella se quedaba en el sofá. Por lo menos mi maleta llegó a la mañana siguiente.

Un año después decidí pasar el verano en Athlone. La primera mañana me quedé dormida y perdí el bus del colegio, y por supuesto llovía. No sé cómo conseguí que la directora me recogiese, me hiciese la prueba de nivel y me incorporase a la clase unas horas después.

El año siguiente fue Cork. Aterricé en Dublín y tenía que coger el último bus al sur de Irlanda. Pero mi equipaje se perdió otra vez, y perdí el bus, así que me tocó ir a la estación del tren y coger uno nocturno (viejo, lento y vacío excepto por 2 hombre borrachos). Llegué a Cork a las 2 de la madrugada. Lloviendo.

Después viene Tarifa. Me fui allí a hacer unas prácticas. Vuelo a Málaga y depuse un autobús a Algeciras y otro a Tarifa. Los tiempos de espera entre medias fueron de unas 2 horas cada uno, a 35 grados. Cuando llegué a mi destino se suponía que alguien de la empresa tenía que estar esperándome. Solo me esperaba el viento de levante. Empecé a sonreír cuando se acercó un Mercedes, pero mi sonrisa se esfumó en cuanto otra chica se montó en el coche. Después de hora y media y varias llamadas, cuando pensaba que el viento me llevaría, una furgoneta Volkswagen conducida por un hippie se paró delante de mi, me dijo que me metiese en la parte de atrás (donde había un colchón) y me llevó a mi nueva casa.

Mi llegada a Alemania mejoró un poco gracias a mi amiga Julia, que me espero en el aeropuerto y me llevo a su casa la primera noche. A la mañana siguiente ella (puesto que mi alemán era nulo) tuvo que arreglárselas con los responsables para conseguir las llaves de mi cuarto, porque al parecer la oficina no me las quería dar hasta 3 días después. Al final conseguí mi habitación, que era todo excepto lo que yo quería. Pero Julia me llevó de compras (bajo la lluvia), y empecé a redecorar.

Después me mudé a Zaragoza. Me robaron el bolso en la estación (con todo dentro: cartera, agenda, iPod, gafas, gafas de sol, reloj…) así que el primer sitio que visité fue la comisaría de policía. Y luego me pasé días intentando que la empresa que me había contratado me pusiese en el puesto que yo quería. Aunque tuve a mi familia apoyándome.

El siguiente destino fue Bilbao, donde tuve una doble llegada (ambas con lluvia). Primero con mi padre, visita de 24 horas para encontrar un sitio dónde vivir antes de empezar el Master. Visité las casas más horribles que se puedan imaginar, y finalmente elegí lo mejor de entre el horror. Una habitación pequeña en el barrio más peligroso del país. Firmé el contrato y me fui. Pero tuve que volver un par de semanas después. Aterricé en Madrid desde New York y en unas horas estaba de nuevo en un avión camino de Bilbao. Yo, yo misma y mi equipaje, para lo que en principio iba a ser más de un año. Así que tuve que subir todo a mi habitación, en un cuarto piso sin ascensor.

Y la última fue Barcelona. La excepción que confirma la regla. Como iba a vivir en casa de mis tíos, ellos se encargaron de todo, incluso del clima.

Así que supongo que India me estará esperando con una gran tormenta. Y sabiendo que tengo 2 escalas en el viaje no suena tan raro que no haya querido facturar equipaje.

xoxo, Indie Girl

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios to “Una Madrileña en la India”

  1. Amalia Says:

    Madre mía!!! menudas aventuras… y las que te quedan por vivir!.. sigue,sigue contando.

  2. reyes Says:

    lo que mas gracia me hace, fué la cantidad de cosas “imprescindibles ” que comprastes en el aeropuerto de londres,
    has descrito de maravilla todas las salidas que has hecho, pero no has contado que en cada uno de los sitios que visitabas te dejabas montones de amigos, Pune es en el que mas tiempo vas a estar, imagino a cuanta gente estupenda vas a conocer! Suerte y disfruta La India

  3. APROCEHA LO QUE VIVES Says:

    APROVECHA LO QUE ESTAS VIVIENDO. ME DAS MUCHA ENVIDIA. MAS PENSANDO QUE ALLI ESTAN LOS MAYORES LEOPARDOS DEL MUNDO Y SOBRE TODO LOS TIGRES MAS BONITOS DEL PLANETA.
    ALGUN DIA IRE

    BESOS

  4. APROCEHA LO QUE VIVES Says:

    SARA YO PREFEIREO QUE CUANDO VENGAS EN NAVIDAD NOS JUNTEMOS Y NOS CUENTES TODO LO QUE HAS VISTO ALLI.

    MIENTRAS TANTO PASALO BIEN Y VIVE CON INTENSIDAD ESE PAIS

    UN BESO FUERTE RAFA

  5. mamen Says:

    Esa fuerza, esa alegría y ese tesón lo has “mamao” de alguien. Mil besos. Sigue disfrutando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: