Queremos que nos hagan la pelota.


13 de Noviembre de 2009

Hay algo que los indios saben hacer mejor que nadie; vender.

Desde el que tiene un puesto de bananas en el “arcén” de la carretera hasta el responsable de la perfumería más elitista, pasando por la dependienta de cualquier tienda de moda, el reponedor del supermercado o las chicas de los collares de Goa.

Venden bien por cuatro razones:

1-Peloteo: Ya lo decía Richard Gere en Pretty Woman, y es que cuando te hacen la pelota se te infla el ego y te crees que te lo mereces todo, así que compras más… porque yo lo valgo! El ritual comienza antes de entrar en la tienda, los indios te esperan fuera y te invitan a pasar (normalmente convenciéndote de que es “sólo a mirar”) a la vez que elogian tus zapatos, tu pelo o cualquier cosa que sea capaz de sacarte una sonrisa. El hecho de que se dirijan a ti como “madame” y casi besándote los pies te hace creer que eres una de las ricachonas que viajaba en el Titanic, y por unos minutos se te olvida que eres estudiante y que en tus cuentas corrientes no hay tantos ceros. A continuación siempre entra en acción el cargo más alto del establecimiento, que mediante una discreta señal ordena a algún subordinado que te traiga una silla, un vaso de agua, una cesta, chai, que te sujete las bolsas o simplemente que te contemple con admiración y una sonrisa. (En el caso del supermercado cada semana anuncian mi entrada como “the Cadbury Girl” e inmediatamente tengo a todo un séquito a mi disposición) Por supuesto entrar en un probador (o más bien salir de él) se convierte en todo un espectáculo; todo te queda fabuloso y en ocasiones extremas llegan a aplaudirte.

2-Conocimiento del producto: Los indios saben lo que están vendiendo. Saben lo que venden ellos y lo que venden los demás, que aquí no son competidores, si no amigos. Conocen con todo tipo de detalles las características del producto y la mejor forma de utilizarlo y te dan todo tipo de información para facilitarte la compra. Ellos averiguan qué es lo que quieres, te lo ofrecen en todas sus versiones y si no está disponible te intentan vender cualquier otra cosa encomendándose a tu espíritu de compradora compulsiva. La encargada de Elizabeth Arden en Lifestyle no es como la encargada de Arden en El Corte Inglés; la de El Corte Inglés intenta venderte cualquier producto de Arden (que para eso la han contratado) y te muestra tarros y cajas repitiendo lo que pone en la etiqueta (como si no supieses leer), la de aquí averigua que quieres un gloss, maquillaje, esmalte, quitaesmaltes y máscara, así que te lleva a por el gloss al stand de Bourjois porque deduce que la cosmética francesa te gusta más que la india, una vez allí le sugiere a la encargada que te muestre las máscaras de pestañas que acaban de recibir, al llegar al mostrador de L’Oreal el dependiente sabe desde que te ha visto entrar que tu tono de piel es el W4, y por mucho que tu quieras probar el N6 acabas dándote cuenta de que él tiene razón. El esmalte negro está agotado, pero su ayudante sabe que queda uno en el almacén, así que lo buscan sólo para ti, y por supuesto Mrs. Arden sabe que en todo el centro comercial sólo tienen quitaesmaltes en Revlon. Mientras, la señorita de Shiseido intenta venderte lo que sea, pero Mrs. Arden deduce por tu expresión que eres alérgica a esa firma, así que ahuyenta a la asiática con una frase tajante en hindi. Y finalmente te lleva a su stand para venderte un Démaquillant pour le Yeux et les Lèvres porque es el único que puede limpiar del todo el gloss y la máscara de Bourjois (y no es que lo diga ella, es que te lo ha demostrado y lo ha comparado con el asiático). Así que sales de allí encantada y con una invitación a una sesión de maquillaje en Arden (en la que evidentemente tratarán de venderte más) El chico que vende souvenirs a la salida del Taj Mahal conoce la dureza y la calidad de cada pieza que vende, las horas que han tardado en tallarla, si ha sido un aprendiz o un maestro y, por supuesto, su correspondiente precio. El vendedor de pañuelos conoce cada material, sabe el porcentaje de seda de cada chal, la procedencia de cada pashmina y el modo de tejer y estampar o bordar cada artículo. Lo sabe, te lo explica y te lo demuestra quemando los flecos de una y otra para que observes lo que le pasa al poliéster en comparación con la seda.

3-Precio: Aquí hay dos tipos de negocios; los que tienen el precio marcado y los que te dejan regatear. Es un truco, todos lo sabemos, pero te sientes mucho mejor cuando te hacen un descuento. Cuando compras champú o galletas, el precio viene de fábrica, pero también viene el descuento, así que en Parle-G (Que es la marca de galletas nacional) imprimen en el paquete que el precio son 15 rupias, pero que lo han bajado a 10 (cuando en verdad nunca las han vendido a 15) y el champú siempre viene con un 26 % (que no 25!) gratis (pero en verdad no existen botes sin ese 26%). En cuanto al regateo, ahí que cada uno se las ingenie como mejor sepa, pero siempre vas a pagar menos de lo que te pedían en origen, así que todos contentos porque aunque pagues lo que tu consideras justo, siempre van a obtener beneficio. Y por último está algo típico, típico indio: Buy one, get one free! O su versión más auténtica: Buy 1, get 3 free! Ellos son así. En Carrefour compras tres litros de aceite y con suerte te regalan el cuarto, aquí compras el cuarto y te regalan los otros tres.

4-Valor añadido: Esta es la parte en la que entra en juego la creatividad y la imaginación del vendedor. Todo vale. Desde decir que un cubo de plástico que cuesta el equivalente a 50 céntimos tiene garantía de por vida (quién va a ir a cambiar el cubo si sólo el paseo hasta la tienda cuesta más?) hasta que el bordado de una sábana lo hicieron unas monjitas de clausura a la luz de las velas y al acabar se habían quedado ciegas. Una falda nunca es sólo una falda porque te la puedes poner del revés, así que lo que el lunes era azul, el martes pasó a ser verde. Los anacardos no son un simple fruto seco, son snacks 100% libres de colesterol que aportan un montón de nutrientes y encima los puedes disfrutar con queso, con pimienta o con tomate. Y seguramente son ideales para una buena digestión.

Por suerte yo juego con ventaja; sé que las sonrisas y el té son manipuladores, sé cuando la seda está mezclada con algo más, sé cuando la plata no es plata, tengo claro que no necesito sombras de ojos de Shiseido y que no necesito garantía de un cubo de fregar. Pero al fin y al cabo…

Hay algo que yo se hacer mejor que nadie; comprar.

Welcome to India Ma’am!

About these ads

5 comentarios to “Queremos que nos hagan la pelota.”

  1. sugarlane Says:

  2. Meri Says:

    Yo doy fe: lo haces muuuy bien… ¡¡Echo de menos lo de cmprar pañuelos y mirar zapatos!! Muchos muas.

  3. Mara Says:

    A ver si importas esa manera de hacer negocio ( que así debería ser) a las puñetereas sanguijuelas que hay aquí.
    Gran verdad lo que dices de las dependientas del Corte Inglés. Y a mí es algo que me amarga… desprofesionalización….

  4. Keka Says:

    Cuando vayamos a verte llévanos a esos sitios a Raquel y a mí, por que nos encata que nos hagan la pelota y porque también lo valemos!!!!!!!!
    Besitos Lady Sah

  5. reyes Says:

    The Cadbury Girl ( que bien elegido) hoy me ha cautivado el analisis de tu post! realmente eres la mejor compradora y ademas la mejor analista de consumo que haya visto! que partido le sacas a todo lo que te rodea, como observas y absorbes, y como seleccionas lo que nos vas a contar, para que nos guste, y que bien guardas lo que de antemano sabes que no nos gustaría de allí.
    Enhorabuena! y sigue nadando…………………….besos mil.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: